Author Archives: elhuyar


Usurbil es un pueblo que ha sabido combinar espléndidamente la tradición vasca y la modernidad, siendo asimismo un pueblo comprometido con la creación. En ningún lugar se refleja mejor la explosión cultural acaecida en Euskal Herria en la década de los 60 y en ningún lugar se refleja mejor el efecto de esta explosión cultural de la década de los 60.
El itinerario Harria Hitz tiene por objetivo dar a conocer el papel jugado por Usurbil en la recuperación de la cultura vasca contemporánea por medio de diversos elementos que pueden contemplarse en el casco urbano.

Estamos frente al monumento a la sidra. Se trata de una obra del escultor lasartearra Gotzon Huegun. La escultura instalada en esta placita en 2007 une tres elementos relacionados con la sidra: la manzana, la botella y el vaso.

Monumento a la sidra
Monumento a la sidra

La sidra ha tenido una importancia extraordinaria en Buruntzaldea, pero también en toda Gipuzkoa. Esta bebida hecha con el jugo de la manzana tiene profundas raíces en la cultura y sociedad vascas y está relacionada con la importante historia marítima vasca. Usurbil es un pueblo situado a orillas del río Oria y este río ha sido un importante núcleo en la historia de la construcción naval vasca. De ahí salieron muchos de los barcos del tiempo en que los vascos fuimos una potencia marítima. Los vascos tenemos una rica historia marítima, pero quizás no sería tan rica de no haber sido por la sidra. En efecto, al ser la sidra la principal bebida entre las tripulaciones vascas, estos últimos años se ha desarrollado la hipótesis de que podría haber servido para evitar el escorbuto.

Dejando a un lado las hipótesis, resulta innegable la importancia que la producción de sidra tuvo en Gipuzkoa. El versolari Udarregi mostró perfectamente la relación entre la sidra y los usurbildarras:

Asiera eman du
Pello Errotariyak
Errespuesta orain
Juan Joxe Udarregiyak.
Batek ainbat deretxo
Daukagu guk biyak;
Gure kolejiyuak
Sagardotegiyak

"Ha dado comienzo Pello el Molinero; ahora la respuesta de Juan Jose Udarregi. Tanto derecho tenemos el uno como el otro; nuestros colegios son las sidrerías."

Hoy en día, la manzana sigue muy viva en Usurbil, empapando de sabor de sidra la cultura vasca.

La plaza de la Libertad (Askatasuna Plaza) aparece decorada por figuras de cerámica, realizadas por el artista Carlos Zabala "Arrastalu". Son figuras que reflejan las costumbres de Usurbil y la cotidianeidad, así como algunos personajes locales. En torno a la bolera podemos ver un par de txalapartaris, los conocidos hermanos usurbildarras Jesus y Joxan Artze.

Imagen de los txalapartaris en la Plaza de la Libertad
Imagen de los txalapartaris en la Plaza de la Libertad

Jesus y Joxan Artze recuperaron la txalaparta del olvido y, sacándola de su ámbito, la introdujeron en la modernidad. Tomaron un elemento de la cultura vasca tradicional y lo transformaron en un elemento de la cultura contemporánea, apartándose del folklore puro.

Los hermanos Artze tocando la txalaparta

La txalaparta es un instrumento de percusión de la música vasca tradicional. Está compuesta por tablas horizontales apoyadas en dos soportes y que se toca con cuatro palos. Se dice que es un instrumento que tiene miles de años, aunque esto no está probado. Este instrumento que nos viene de antiguo, aunque no sepamos desde cuándo, ha permanecido muy vivo en Usurbil. De hecho, se cree que la txalaparta tradicionalmente ha estado ligada al mundo de la sidra y del caserío. En muchos pueblos, cuando la sidra alcanzaba el punto adecuado para ser consumida, se tocaba la txalaparta para darlo a conocer a la gente de los alrededores. De la misma forma que puede decirse que la txalaparta está viva en la música vasca actual, en una cierta medida la sidra y las sidrerías han sobrevivido gracias a Usurbil.

Ahora está ante otro mural que puede verse en Usurbil. Esta pintura hoy en día totalmente mutilada y desfigurada es obra del pintor usurbildarra Alejandro Tapia. Tapia fue uno de los fundadores y componentes del grupo Ur. Este grupo de pintores fue creado un año antes que Gaur por los guipuzcoanos Javier Arocena, Carlos Bizcarrondo, José Gracenea y Alejandro Tapia, a fin de estimular una creatividad perseguida por el franquismo.

Dentro de la trayectoria de un artista que ha cosechado numerosos premios y reconocimientos, este mural de Herri Batasuna es una excepción. Los murales suelen ser parte del arte callejero y vivos exponentes de diversos pensamientos sociales y movimientos. En este caso, la pintura mural realizada por Tapia es un exponente de la situación vivida por la sociedad vasca y Usurbil en 1985. Se trata de una obra de arte realizada en 1985 con ocasión de la campaña lanzada por Herri Batasuna "Euskal Herria alaitsu eta borrokan kementsu" (Euskal Herria alegre y combativa) y fue conocido por ser exponente de un tiempo y una lucha política, tanto en Euskal Herria como en el extranjero. No solo eso, sino que desde el momento en que se pintó el mural hasta el año 2009 aparece como un ejemplo claro de lo sucedido en la sociedad vasca.

Imagen del mural original
Imagen del mural original

En 2009, en el contexto del cambio en el Gobierno Vasco y durante el mandato de Patxi López, la obra de arte fue borrada por orden del Consejero de Interior del Gobierno Vasco. Mutilaron un mural que formaba parte del patrimonio de Usurbil y de todos los vascos, ya que en lugar de una obra de arte veían obstáculos morales y políticos.

Se encuentra en la plaza Mikel Laboa. En un tiempo un tobogan ocupaba esta plaza de diferentes niveles. Jose Luis Zumeta diseñó su urbanización y el tobogan hacia el año 1975. A iniciativa del ayuntamiento de Usurbil, a partir del 31 de mayo de 2009 la plaza lleva el nombre del conocido cantante vasco.

En un lado de la plaza se encuentra la placa dedicada a Laboa por el pueblo. Se trata de una placa artística de hierro en forma de guitarra realizada por el pintor y escultor usurbildarra Jose Luis Elexpe "Pelex", que fue colocada en su lugar el día del homenaje de 2009. En la misma plaza nos encontramos con la obra de Juan Jose Aranguren "Ikimilikiliklik", escultura realizada también en memoria de Mikel Laboa.

Placa conmemorativa y escultura “Ikimilikiliklik”
Placa conmemorativa y escultura “Ikimilikiliklik”

El diálogo entre el mural de Zumeta y la plaza en memoria de Mikel Laboa nos lleva a la relación entre el arte vasco y la canción vasca. La década de los 60 fue la del renacimiento de la cultura vasca, y la música no podía quedar fuera de esa explosión. Aquella recuperación cultural de la que Usurbil fue incentivo, impulsó el trabajo en común entre distintos creadores de sectores muy diferentes de la cultura vasca. Ejemplos de ello son la realización del logo del grupo musical Ez Dok Amairu, obra de Remigio Mendiburu, miembro del grupo Gaur, y el mismo nombre del grupo de estos cantantes y músicos, aportación de Jorge Oteiza, impulsor del grupo Gaur.

Ez Dok Amairu se creó en el otoño de 1965. Basándose en la música vasca anterior, este grupo cultivó la nueva música vasca. Fueron años fértiles y de gran creatividad. También resulta innegable la muy productiva carrera en solitario de muchos de los componentes de Ez Dok Amairu: Lourdes Iriondo, Xabier Lete, Benito Lertxundi, Mikel Laboa…

Mikel Laboa mantenía una estrecha relación con Usurbil. Por una parte, la portada de la mayoría de los discos de Mikel Laboa son obra de Jose Luis Zumeta. Por otra parte, la colaboración ente Mikel Laboa y el escritor y músico usurbildarra Joxan Artze fue realmente fructífera. Artze, además de ser uno de los fundadores e ideólogos del grupo Ez Dok Amairu, montó con el grupo el espectáculo "Baga, Biga, Higa" y, una vez que el grupo se separó, se enfrascó en el espectáculo "Ikimilikiliklik" junto con algunos componentes del grupo, entre ellos su hermano Jesus, Mikel Laboa y Jose Mari Zabala. Artze revolucionó la poesía, llevándola al tablado y fusionándola con elementos creativos de vanguardia. Asimismo, Joxan Artze es el autor de algunas de las canciones más memorables de Mikel Laboa (Txoria txori, Ama hil zaigu, Zaude lasai, Geure bazterrak).

Mikel Laboa canta “Gure Bazterrak” con letra de Joxan Artze

El gran mural que adorna la parte trasera del frontón de Usurbil es obra del artista usurbildarra Jose Luis Zumeta. Tiene ante sí es un mural de cerámica de 16 metros de anchura y 9 metros de altura. De los dos murales de cerámica realizados por Zumeta en su trayectoria artística es el único que se ha conservado. Es el resultado de una petición hecha por el Ayuntamiento al artista y está en este lugar desde 1973.

Mural de Zumeta
Mural de Zumeta

Jose Luis Zumeta tomó parte en el nacimiento del grupo Gaur junto con Jorge Oteiza, Eduardo Chillida, Remigio Mendiburu, Nestor Basterretxea, Rafael Ruiz Balerdi, Amable Arias y Jose Antonio Sistiaga. Este grupo surgió durante el franquismo con la idea de recuperar las relaciones y el diálogo con la vanguardia internacional. Pretendía conectar el presente con la creación violentamente interrumpida por la Guerra Civil. Sus principales objetivos, mostrar la existencia de un arte vasco y dar a conocer la necesidad de impulsarlo. Buscaban la alfabetización artística de la sociedad, la toma de conciencia de la sociedad, que esta hiciera suya la cultura y la impulsara. La trayectoria del grupo fue corta, pero se ha convertido en un referente de la creación artística de Gipuzkoa y Euskal Herria en el siglo XX. Algunos de los artistas que integraban el grupo superaron las fronteras de Euskal Herria y han logrado fama y reconocimiento a nivel mundial.

Grupo Gaur
Grupo Gaur

Tanto el acto de homenaje a Udarregi como el nacimiento del grupo Gaur pueden considerarse como una respuesta ante las duras condiciones impuestas por la dictadura a la cultura vasca.

Se encuentra ante la escultura en homenaje a Udarregi. Esta escultura es una obra conmemorativa del versolari Juan Jose Alkain "Udarregi" nacido el año 1829 en el caserío Uztaetaburu de Aia y que pasó su vida en Usurbil. Aunque creaba e improvisaba versos, era un vascoparlante sin alfabetizar. Esto no le impidió participar en la producción cultural vasca de su tiempo. Inventó una técnica para recordar los versos que creaba, valiéndose de un código compuesto por rayas que únicamente él era capaz de comprender. En esta escultura se recoge uno de sus escritos conservados en la pared del caserío Artikulaaundi.

Escultura en homenaje a Udarregi
Escultura en homenaje a Udarregi

Esta escultura fue colocada en mayo del año 1966 con motivo de la fiesta organizada en Usurbil en recuerdo de este versolari. Se trata de una obra realizada por Remigio Mendiburu, uno de los principales representantes de la escuela de escultura vasca contemporánea. Aunque la madera sea el material más utilizado por este artista, esta pieza muestra que también la piedra y el metal tienen un lugar en su obra.

El año en que se realizó el homenaje a Udarregi, Euskal Herria se encontraba bajo el franquismo y la cultura vasca estaba totalmente oprimida. Así las cosas, las trabas para la organización de actos culturales eran enormes. El homenaje a Udarregi sirvió de pretexto para la organización de una fiesta que reunió diversas actividades vascas. Fue la primera vez que se organizó un acto de estas características y supuso un respiro en pleno franquismo.

El día de la fiesta
El día de la fiesta

El homenaje a Udarregi fue un punto de encuentro para numerosos artistas y creadores vascos, entre ellos el propio Remigio Mendiburu, autor de la escultura, y Jorge Oteiza, autor de Quosque Tandem, obra imprescindible en el empeño por la renovación de toda la cultura vasca. Más allá del trabajo individual, conocedores de la importancia del trabajo en equipo, estos dos artistas formaron parte del grupo Gaur.

Esta plaza es la columna vertebral del casco urbano actual. Viene definida por la iglesia, el frontón y los bellos edificios históricos de piedra y madera del casco urbano. Las plazas son lugares en los que se reúne la comunidad y la Dema Plaza de Usurbil cumple esa función en el pueblo. Pero no se trata de una plaza habitual, sino de una plaza diseñada para la competición.

En estas plazas de competición (dema plazak) se realizan pruebas de arrastre de piedra por bueyes y hombres, espectáculos de gran tradición en la cultura vasca. Estas pruebas o apuestas consisten en hacer en un tiempo determinado el mayor número de largos arrastrando una piedra. Con una longitud de 38 metros, es una de las plazas de competición más larga de Gipuzkoa y en uno de sus lados se pueden ver las piedras utilizadas en la competición. Sobre un suelo formado por cantos rodados de bonito diseño geométrico se hace deslizar una pesada piedra arrastrada por la fuerza de bueyes, hombres o mujeres.

Arrastre de piedra por hombres en Usurbil
Arrastre de piedra por hombres en Usurbil

El arrastre de piedra por hombres representa muy bien un sentimiento que los vascos tenemos interiorizado. A menudo se dice y se escucha que llevamos un gran peso sobre nuestras espaldas: el peso del pasado, el peso del compromiso con el pueblo, el peso de la preocupación por la lengua, el peso de la responsabilidad de la protección y reanimación de la cultura...

En 1966, en esta misma plaza, se puso en marcha una iniciativa estrechamente ligada con la cultura vasca y el sentimiento vasco: el homenaje ofrecido al versolari Juan Jose Alkain “Udarregi”. Fue entonces cuando se colocó la escultura en memoria de Udarregi.